Al crear una tienda online no debemos de perder de vista el factor de la usabilidad, pues de éste depende en gran medida el éxito de nuestra eCommerce.

Si desconoces a que nos referimos cuando hablamos de usabilidad, te contamos que este término hace referencia a la facilidad de uso de un producto, software o herramienta. La Organización Internacional para la Estandarización (ISO) nos deja una definición más precisa e indica que la usabilidad se refiere a la capacidad de un software de ser comprendido, aprendido, usado y ser atractivo para el usuario, en condiciones específicas de uso.

Usabilidad para crear una tienda online

Aplicado a lo que ahora nos interesa, la usabilidad no es más que la facilidad de uso de una tienda online para que los consumidores que desean realizar una compra puedan hacerla de una manera intuitiva y sencilla. Cuantos más pasos deban dar éstos o cuanto más difícil les resulte completar el proceso de compra, menos usable será la tienda virtual.

Así, la usabilidad guarda relación directa con los objetivos que se marca un negocio en internet, es decir, captar clientes, ofrecer un buen servicio de atención y al cliente y, finalmente, aumentar la tasa de conversión, esto es, vender, vender y vender.

Una tienda online poco usable registra normalmente una tasa de rebote alta. El rebote es el usuario que entra en el sitio y sale al poco tiempo, unos 10 segundos aproximadamente. De manera que tenemos en torno a este corto periodo de tiempo para retener a un usuario y convencerlo de que va a encontrar en nuestra tienda lo que andaba buscando. ¿Cómo lo convencemos?

Quizás alcanzar un 100% de usabilidad en una tienda online sea toda una quimera, pero hay algunos tips de usabilidad para tu tienda online que puedes seguir y mejorar muchos aspectos orientados a incrementar la tasa de conversión.

Cómo mejorar la usabilidad

No son ni muchos menos los únicos a los que tienes que acogerte, pero aquí están algunos de los consejos más importantes para mejorar la usabilidad al crear una tienda online.

  • El tiempo de carga. Cada vez somos menos pacientes en internet y lo normal es que nos marchemos de una web que tarda más de tres segundos en cargar y, además, Google te penaliza si tu tienda online no carga rápidamente.
  • La navegación. Organiza por categorías todos los productos de la tienda para crear jerarquías y que los usuarios encuentran fácilmente lo que buscan en uno o dos clics.
  • El diseño. El uso de imágenes de calidad, la organización coherente de todos los elementos del sitio y un diseño consistente juegan un papel fundamental en la usabilidad de una tienda online.
  • Migas de pan. El usuario tiene sentir que tiene el control de las acciones que realiza en una tienda online y debe poder ir de un sitio a otro de la tienda de un modo sencillo. Para ello haremos uso de las migas de pan (“breadcrumbs”), la típica línea de texto que señala la ruta que ha tomado el usuario para llegar a una página concreta.
  • Un buscador. Muchos usuarios obvian la navegación por una tienda online y optan directamente por utilizar un buscador para encontrar el producto o servicio que venían buscando, de modo que cuida que éste esté totalmente optimizado.
  • Página de contacto. Cuantos más datos de contacto aportes en una tienda online, más confianza y seguridad le transmites a tus clientes. Demuestra que no tienes nada que ocultar.
  • El formulario de registro. Volvemos a hacer hincapié en la impaciencia de los usuarios. Un proceso de registro tedioso y largo provoca el abandono de un posible cliente, que se cansa de tener que cumplimentar tantos pasos para hacer una compra.

 

 

¿Quieres tu tienda online de dropshipping lista para vender? Déjanos tu email y/o teléfono.